Mira que a los españoles nos gusta salir de tapas, pero quizá la mayoría de nosotros no sepamos de dónde viene ese nombre.

¿Te has preguntado alguna vez porqué a las tapas se les llama tapas?, ¿no verdad?, con lo que nos gustan casi es mejor comértelas que conocer de donde viene el nombre. Pues como el saber no ocupa lugar, ahí va la explicación.

Antiguamente cuando los peregrinos y los viajantes iban por los caminos, cuando se paraban a tomar un vinito en alguna taberna o mesón para reponer fuerzas, se les ponía encima del vaso una rodajita de chorizo o de salchichón a modo de tapa (de ahí su nombre), para que de esa manera no entrara el polvo en las bebidas.

¡Qué buen invento y qué rico!

 

Leave a reply