Como otros años, hemos decidido decorar la puerta de casa para que todo el mundo vea que estamos en Navidad (bueno, dentro de poco…). Este año nos hemos decantado por una cosita muy facilita.

Aprovechando que la puerta ya es marrón, hemos pensado decorarla con un reno. La verdad es que es una manualidad muy sencilla, en la que pueden colaborar los niños de la casa.

Lo necesario son:

-Papel charol.

-Pegamento.

-Tijeras.

-Celo.

Se hacen unos cuernos, nosotros los hicimos naranjas, porque no teníamos marrón oscuro, pero puedes hacerlos como te vayan bien, por ejemplo en purpurina (lo bueno de la Navidad es que entran todos los colores). Después se hacen dos círculos blancos iguales y dos negros iguales pero más pequeños que simulan el fondo blanco de los ojos y el iris. Después hacemos un círculo más grande de color rojo y listo. Montamos todas las piezas sobre la puerta y parece un reno. Os pongo nuestras fotos  para que veáis cómo quedan.

Espero que os guste y os animéis a hacerlo.

Un beso.

   

P.D.: Mi hijo pensó que le faltaban las campanas, así que no hubo manera…

Leave a reply